Contácte con nosotros : 692530551/960152075

  • ACCIDENTE DE TRÁFICO

    Nuestros letrados tienen un amplísima trayectoria profesional en la defensa de accidentes de tráfico o en carretera.

EL ACCIDENTE DE TRÁFICO EN EL DERECHO

 

El número de vehículos matriculados en España ha alcanzado la cifra de 30 millones. El volumen de automóviles actuales es tan elevado, que las colisiones entre utilitarios es el tipo de incidente más habitual entre los ciudadanos. Aún así, el número de decesos por accidentes se ha reducido drásticamente en los últimos años, limitándose las consecuencias negativas a daños materiales o corporales leves.

Las reclamaciones que se desprenden como consecuencia de una colisión, van a exigir una indemnización reparadora de los desperfectos materiales y de las lesiones personales. La vía judicial se va a plantear, siempre y cuando, los conductores implicados no hayan alcanzado un parte amistoso. En este caso, no van a necesitar acudir a unos abogados para solucionarlo. En caso contrario, si el parte no es amistoso, los conductores o propietarios de los automóviles, van a tener que solicitar los servicios de un letrado o despacho de abogados.

Los desperfectos que se pueden ocasionar, son muy variados dando lugar a distintos tipos de jurisdicciones, procedimientos, afectados y beneficiarios de la indemnización.

Podemos vislumbrar que lo más habitual, es que los desperfectos se produzcan en los vehículos involucrados. La discusión en el pleito versará normalmente sobre dos hechos: el causante del siniestro y el importe de la reparación.

Si los desperfectos se causan contra otros bienes como vallados, edificaciones, alumbrado o cualquier otro elemento que sea susceptible de valoración económica, nos vamos a encontrar con una variedad de procesos, distintas normativas y jurisdicciones diferentes.

Un accidente en los que resulten afectados bienes propiedad de un particular o una empresa, da lugar a una causa civil. Como ejemplo, imaginemos una colisión contra la cerca que rodea una finca o un golpe contra un anuncio comercial. Si los desperfectos se causan en una farola urbana el procedimiento será administrativo, dado que la Administración es la titular de los enseres urbanos y la obligada de su mantenimiento. Otra situación bastante común, es que el incidente ocurra durante el horario laboral, con la posibilidad de plantear una reclamación del orden laboral.

La reparación se cuantificará por un perito profesional en los que aplicará los baremos, tablas o sistemas que, según su sano criterio, sean los convenientes para determinar el importe de la reparación. La valoración se puede realizar a reposición o según el valor actual de los bienes en el momento del siniestro.

Respecto de los daños corporales y lesiones, los afectados podrán interponer la oportuna reclamación una vez reciban el alta médica, es decir totalmente recuperados o, en otro caso, recuperados con secuelas. La demanda no se puede interponer antes porque se desconoce el alcance de los perjuicios causados y las secuelas definitivas.

La valoración durante el período de tratamiento y rehabilitación, así como las secuelas, se efectúa por un perito médico que aplica el sistema de puntuación que se recoge en la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación. Este baremo se actualiza anualmente.

Aunque en el presente artículo hemos planteado toda la actuación a cargo del propietario del vehículo, normalmente dicho papel lo asumen las compañías aseguradoras. Las aseguradoras ocupan la posición del tomador para reclamar los gastos y las indemnizaciones correspondientes.

Recomendamos a las personas que sufran un accidente circulatorio, que contraten los servicios de un despacho de abogados versado en la materia, con una amplia experiencia y que conozcan con profundidad el baremo que se aplica a las lesiones para su cuantificación económica.