Contácte con nosotros : 692530551/960152075

COMO RECLAMAR A UNA COMPAÑIA DE SEGUROS

 

Partimos de la base que toda persona física o empresa puede producir un daño a un tercero y de esa responsabilidad que tenemos sobre nuestros actos los cuales nace el deber de la reparación de esos daños. Es por ese motivo que y con el fin de hacer frente a la reclamación económica que se deriva del daño y proteger el patrimonio personal, las compañías de seguros ofrecen la contratación de un seguro de responsabilidad civil.

 

Debemos ser conscientes que un seguro es un contrato por el cual la aseguradora se obliga con un tercero a cambio del abono de la cantidad económica, a indemnizar, dentro de los límites establecido en el contrato de seguro, los daños y perjuicios producidos al asegurado o terceros según el caso, cuando se dé un siniestro sobre los riesgos contratados y cubiertos por esa aseguradora.

 

En concreto, el seguro de responsabilidad civil busca proteger al asegurado y reponer la situación anterior al siniestro en virtud de lo establecido en el artículo 1902 del Código Civil establece “El que por acción u omisión causa daño a otro interviniendo culpa o negligencia está obligado a reparar el daño causado”. En el art. 1903 se añade que “La obligación que impone el artículo anterior es exigible, no sólo por los actos u omisiones propios, sino por los de aquellas personas de quienes se debe responder”.

 

Hasta ahí todo está claro, el problema viene cuando ocurre un desafortunado siniestro y la aseguradora pone trabas e incluso se niega a cumplir con lo pactado en el contrato alegando cualquier tipo de excusa o circunstancia, en esos casos tendremos que formular la consiguiente reclamación contra la aseguradora con el fin se cumpla lo pactado y en su caso se indemnice al asegurado o a terceros cubiertos por la póliza.

 

En todo caso hay que saber que cualquier falta de cumplimiento del contrato por parte de la aseguradora, sea total o parcial debe ser comunicado obligatoriamente al asegurado por medio de un escrito en el que se argumentara y determinara las causas por las cuales la compañía de seguro rechaza la cobertura del siniestro y consecuentemente el cumplimiento de lo pactado en el contrato.

 

Ya sabemos que es muy común la negativa de las aseguradoras a hacerse cargo sin problemas del siniestro desde un principio, siempre encuentran un punto o una coma con el fin de dilatar el procedimiento hasta el hastió y en su caso y si tienen suerte y el afectado no reclamar formalmente ahorrarse la indemnización que a este le correspondería.

 

Por ese motivo y para combatir esa situación de superioridad de la que parten las compañías de seguro a la hora de reclamar o presentar denuncia hay que decir que en la interpretación de cualquier clausula o aspecto oscuro del contrato suscrito siempre debe favorecer a la parte más débil, es decir la asegurado.

 

Es por ello fundamental el contar con asistencia jurídica desde un primer momento ya que siempre podremos negociar con más garantías y con conocimiento de causa ya que las compañías se aprovechan en muchos casos de la buena fe o ignorancia de los asegurados. Aun así hay casos que las aseguradoras prefieren no llegar a ningún tipo de acuerdo extrajudicial en ese caso y con el fin de proteger sus derechos, en estos casos la única vía para la resolución de conflicto es plantear una reclamación contra la compañía de seguros por incumplimiento de contrato. En estos casos es importante conservar todas las pruebas del siniestro y toda la documentación relativa al mismo remitida entre las partes, ya que en esto se basara la denuncia a la aseguradora.

 

 

QUE HACER ANTES DE RECLAMAR A UN SEGURO.

 

Como ya hemos comentado es muy común que cuando se contrata un seguro todo sean facilidades si bien cuando ocurre un siniestro cubierto por ese seguro nos encontremos que comienzan los problemas. En el fondo es una cuestión económica ya que las compañías de seguros son conscientes que no todo asegurado que sufre un siniestro finalmente reclama formalmente por la negativa del seguro de abonar la indemnización o bien prestar el servicio.

 

Además nos encontramos casos claros en los que el siniestro debe ser cubierto y sin embrago las compañías prefieren dilatar el pago hasta la interposición de la denuncia o reclamación de daños y perjuicios ante los tribunales, así cuando mas tardan en pagar más beneficio obtienen. Por suerte estos casos no son la mayoría y no todas las compañías son igual de serias.

 

Por ese motivo entendemos que hay que ser cauto a la hora de contratar cualquier tipo de seguro y previa a su firma leerlo atentamente y asegurarse de que entiendo todo su contenido, clausulas, limitaciones, prorrogas, y lo más importante, que la póliza cubre todas las expectativas que se pudiera necesitar.

 

 

COMO RECLAMAR A UNA COMPAÑIA DE SEGUROS

 

En el caso se produzca un siniestro y el seguro se niegue a prestar la asistencia o indemnización contratada hay que analizar los motivos legales concretos en los que basar la reclamación o denuncia ante esta aseguradora ya dependiendo de si la causa de denegación está justificada no cabra el poder obtener ningún tipo de indemnización.

 

Si por el contrario la causa está fundada y hay un incumplimiento manifiesto por parte de la aseguradora o bien hay una discrepancia en la interpretación del contrato, es el momento de plantearse el realizar un reclamación o denuncia formal ante la compañía de seguros y en el caso no atiendan a nuestros requerimientos habría que acudir a los tribunales con el fin de que la aseguradora cumpla con lo pactado

 

Por ello le recomendamos que nos consulte siempre antes de adoptar cualquier actuación frente a una negativa de su compañía de seguros, con el objeto de buscar una correcta resolución a un siniestro objeto de rechazo, valorando de manera adecuada cual es la mejor actuación posible en defensa de sus intereses.

 

 

TIPOS DE SEGUROS EN ESPAÑA

 

En España hay cientos de contratos de seguros que cubren todo tipo de riesgos. Hay algunos que son seguros obligatorios y que están directamente relacionados con la personas en sí y/o con la ejecución de alguna actividad profesional. Son seguros que son indispensables si se quiere llegar a hacer una actividad en particular y así evitar cualquier sanción. Además estos  se necesitan cuando se hacen actividades de riesgo.

 

Hay que decir que los seguros vienen determinados por una ley, por un reglamento o bien derivados de un convenio colectivo si bien no todos los seguros son obligatorios aquí os dejamos los más destacados dentro de los obligatorios:

 

- El seguro de responsabilidad civil obligatoria para que puedas conducir vehículos de motor.

 

- El seguro de responsabilidad civil del cazador para poder cazar.

 

- El seguro de responsabilidad civil si tienes algún animal de una raza que sea potencialmente peligrosa.

 

- El seguro obligatorio para viajeros, el cual es en un seguro de accidentes individual en caso de sufrir muerte, cualquier incapacidad temporal producida por el desplazamiento en transporte público colectivo o una invalidez permanente.

 

- El seguro de responsabilidad civil que se necesita para las embarcaciones de recreo o deportivas y de motos de agua.

 

- El seguro de vida o de accidentes que se encuentren considerados como obligatorios en los convenios colectivos.

 

- El seguro decenal o de los daños materiales, averías o de caución a ser subscrito por el promotor de viviendas, para certificar la compensación de los daños materiales a causa de algún defecto que pudieran aparecer en los edificios o pisos construidos.

 

- El seguro obligatorio deportivo, que se tiene que subscribir por las diferentes federaciones deportivas.

 

- El seguro de responsabilidad medioambiental.

 

- El seguro de responsabilidad civil profesional por parte de las sociedades profesionales.

 

- El seguro de responsabilidad civil para dueños de buques civiles españoles o extranjeros, que atraquen en puerto español y que tengan un arqueo igual o superior a 300 toneladas de registro bruto.

 

- El seguro de responsabilidad civil ilimitada para las diferentes compañías que realicen transporte escolar y de menores de edad.

 

- El seguro de responsabilidad civil para los profesionales de las empresas conservadoras de ascensores en caso que se necesite cubrir daños o perjuicios causados por la prestación del servicio.

 

Por otro lado encontramos otro tipo de seguros que no son obligatorios y que se pueden contratar para ampliar o cubrir contingencias que lo obligatorios no protegen. Ente los seguros no obligatorios comunes encontramos:

 

- Seguros médicos, de enfermedad y de asistencia sanitaria.- En estos casos el riesgo cubierto es la enfermedad por lo que generalmente el asegurador se compromete al abono de determinadas sumas (indemnizaciones) y a los gastos de asistencia médica y farmacéutica.

 

- Seguros de vida.- Dentro de los seguros de vida es posible distinguir entre 2 clases dependiendo del tipo de riesgo que cubran:

 

El seguro de vida puede cubrir el riesgo del fallecimiento, en cuyo caso la compañía deberá indemnizar con la cantidad pactada en la póliza a los beneficiarios;

También puede cubrir el “riesgo” de la supervivencia viéndose obligado a abonar el capital asegurado si Ud. vive al término de la póliza.

 

- Seguros de decesos.- Estos seguros cubren los trámites, gestiones y servicios derivados del fallecimiento de una persona y pueden ser contratados por el fallecido o por un tercero.

 

- Seguros de hogar.- Este tipo de seguro tiene por objeto cubrir los daños que se produzcan en su vivienda y se deriven de cualquier imprevisto cubriendo riesgos tan diversos como un incendio, filtraciones…En el seguro para el hogar se asegura tanto el continente (la construcción y todo lo que forma parte del inmueble como el suelo, las paredes y techos) y el contenido (todo lo que hay dentro, como los muebles y enseres)

 

- Seguros agrícolas.- Estos seguros cubren el riesgo para el agricultor de que se produzca un siniestro por causa La infinidad de factores que atentan contra la producción del campo sequías, granizo, plagas, heladas y demás.

 

- Seguros de responsabilidad civil.- Toda persona o empresa tiene la obligación de reparar o indemnizar los daños que puedan derivarse de sus actuaciones (o de la falta de ellas); a esta obligación se la denomina responsabilidad civil. En virtud de esta clase de seguro, la compañía aseguradora asume la obligación de responder, en lugar del asegurado, de la obligación del pago de las indemnizaciones en los supuestos en que nazca esta responsabilidad civil.