Contácte con nosotros : 692530551/960152075

LOS DELITOS INFORMÁTICOS

El concepto de delito informático suscita no pocos debates entre juristas. Diversas son las posturas. Desde los que defienden que no existe el delito informático, hasta los que se atreven a definirlos. Lo cierto es que en nuestro ordenamiento jurídico, concretamente en nuestro Código  Penal, no se halla un título específico que contenga los delitos que coloquialmente conocemos como "informáticos".

La discusión de los expertos radica en la existencia de un delito nuevo o delitos clásicos cometidos a través de un nuevo medio, las nuevas tecnologías.

Si bien a todos les asiste la razón, no es menos cierto es que el procedimiento de investigación de estos delitos, establece una diferencia sustantiva respecto al resto. La investigación en el medio tecnológico revierte unas características, especialmente por la naturaleza de la prueba informática.  Por ello, desde este Grupo de Delitos Telemáticos, se defiende la postura de que lo que califica al tipo no es su naturaleza sino el medio comisivo y la metodología que requiere su investigación.

Desde este prima, cabe clasificar como delito informático, todos aquellos delitos cometidos a través del medio telemático y cuya vía probatoria se sustenta en la prueba informática.

Así, si analizamos el Código Penal, encontraremos multitud de tipos penales cuya comisión, en determinadas circunstancias, exige la metodología de investigación informática, y por ello, cabe clasificar al tipo de delito informático. Tal es el caso de la apología del terrorismo a través de Internet, o el blanqueo de capitales.

Esta interpretación, fruto de la experiencia de este equipo de investigación, no deja de ser más que eso, otra interpretación más del concepto de delito informático.

Quizá, la que goza de mayor aceptación, por el consenso alcanzado, ha sido la realizada por el Consejo de Europa a través de su Convenio de Ciberdelincuencia. Éste, fue promulgado a la firma, el 23 de noviembre del 2001 en Budapest.

 


TIPOS DE DELITOS INFORMATICOS

 

En este Convenio se acotan los delitos informáticos en cuatro grupos y se definen los tipos penales que han de considerarse como delito informático.

 

Delitos contra la confidencialidad, la integridad y la disponibilidad de los datos y sistemas informáticos:

Acceso ilícito a sistemas informáticos.

Interceptación ilícita de datos informáticos.

Interferencia en el funcionamiento de un sistema informático.

Abuso de dispositivos que faciliten la comisión de delitos.

Algunos ejemplos de este grupo de delitos son: el robo de identidades, la conexión a redes no autorizadas y la utilización de spyware y de keylogger.

 

Delitos informáticos:

Falsificación informática mediante la introducción, borrado o supresión de datos informáticos.

Fraude informático mediante la introducción, alteración o borrado de datos informáticos, o la interferencia en sistemas informáticos.

El borrado fraudulento de datos o la corrupción de ficheros algunos ejemplos de delitos de este tipo.

 

Delitos relacionados con el contenido:

Producción, oferta, difusión, adquisición de contenidos de pornografía infantil, por medio de un sistema informático o posesión de dichos contenidos en un sistema informático o medio de almacenamiento de datos.

 

Delitos relacionados con infracciones de la propiedad intelectual y derechos afines:

Un ejemplo de este grupo de delitos es la copia y distribución de programas informáticos, o piratería informática.

 

Con el fin de criminalizar los actos de racismo y xenofobia cometidos mediante sistemas informáticos, en Enero de 2008 se promulgó el “Protocolo Adicional al Convenio de Ciberdelincuencia del Consejo de Europa” que incluye, entre otros aspectos, las medidas que se deben tomar en casos de:

Difusión de material xenófobo o racista.

Insultos o amenazas con motivación racista o xenófoba.

Negociación, minimización burda, aprobación o justificación del genocidio o de crímenes contra la humanidad.