Contácte con nosotros : 692530551/960152075

LA MEDIACION COMO METODO DE RESOLUCION DE CONFLICTOS

 

Como consecuencia de la crisis y los recortes en el presupuesto del Ministerio de Justicia se ha producido una saturación de los Tribunales de justicia que ha llevado a que muchos ciudadanos estén optando por utilizar métodos extrajudiciales para la resolución de sus conflictos. Entre ellos encontramos además del arbitraje la mediación de la que vamos a intentar definir en este articulo empezando por:

 

 

1.- ¿QUÉ ES LA MEDIACIÓN?

 

La mediación es un sistema voluntario para la resolución de conflictos en el que una persona o equipo de personas imparciales ayudan a dialogar y alcanzar acuerdos entre las dos partes de un conflicto civil o penal. La intervención y el papel del mediador diferencia a esa figura del arbitraje, que consiste básicamente en que las partes acuerdan someterse a la decisión de un tercero (árbitro). Un mediador, en cambio, es un profesional imparcial, neutral y sin capacidad para tomar decisiones por las partes, a las que asiste con el objetivo de favorecer vías de comunicación y llegar a soluciones consensuadas.

 

2.-¿EN QUÉ TIPO DE CONFLICTOS PUEDE DARSE LA MEDIACIÓN?

Ambito Civil.-  Se utiliza principalmente en el ámbito familiar. También se puede aplicar con éxito en desacuerdos sobre contratos, relaciones de carácter mercantil, en el ámbito del consumo y en el de la propiedad horizontal.

Ambito Penal.-  Busca el acuerdo entre víctimas e infractores con el objetivo de resolver, de forma más satisfactoria para todos, el conflicto que suponen los delitos.

 

3.-¿EN QUÉ CONSISTE LA MEDIACIÓN EN EL PROCESO DE FAMILIA?

La mediación familiar permite a las parejas proponer y asumir acuerdos sobre su ruptura, ajustados a sus necesidades y a las de sus hijos, ayudados y acompañados por el mediador. Pretende propiciar que el proceso judicial sea consensuado y evitar la ejecución forzosa, para que la familia, pese a las dificultades, pueda seguir ejerciendo con total garantía los deberes y derechos inherentes a la patria potestad.

 

4.-¿QUÉ FINES PERSIGUE LA MEDIACIÓN FAMILIAR?

 

  • Construir relaciones y favorecer la comunicación, elevando la satisfacción psicológica y personal.
  • Disminuir tensiones y fomentar el comportamiento pacífico, alentando la cooperación.
  • Limitar las consecuencias negativas para los hijos, facilitando:
  • Asumir la nueva situación familiar.
  • Garantizar el derecho y la necesidad de tener a ambos padres.
  • Evitar sentimientos de culpabilidad.
  • Proporcionar una información adecuada a su edad.
  • Permitir que las responsabilidades sean asumidas por los participantes.
  • Ajustar los acuerdos u opciones a las necesidades reales.
  • Evitar el sentimiento ganador/perdedor.
  • Favorecer la flexibilidad y la colaboración ante los cambios.
  • Disminuir el coste afectivo, económico y temporal.
  • Conseguir un alto grado de cumplimiento de las resoluciones judiciales.

 

5.-¿CÓMO SE SOLICITA LA MEDIACIÓN EN EL PROCESO DE FAMILIA?

 

- La mediación familiar intrajudicial puede ser solicitada por la parte demandante o demandada en un procedimiento contencioso y en cualquier momento del mismo– proceso declarativo o en los procesos de ejecución -, comunicando al titular del Juzgado su interés en trabajar en mediación.

 

- El titular del Juzgado le informará si ese órgano cuenta con un grupo de mediadores asignados, adscritos a los Juzgados de Familia, que hagan posible la mediación intrajudicial.

 

- No tiene que renunciar a su letrado, que continúa con el asesoramiento.

 

- El proceso de mediación tiene que ser aceptado por ambas partes, paralizándose temporalmente el procedimiento contencioso.

 

 

7.-¿QUÉ COSTE ECONÓMICO TIENE LA MEDIACIÓN FAMILIAR?

La mediación familiar en el proceso civil es un servicio gratuito.

 

8.-¿EN QUÉ CONSISTE LA MEDIACIÓN EN EL PROCESO PENAL?

 

En la mediación penal, víctima e infractor, a través de un proceso de diálogo y comunicación, conducido y dirigido por un mediador imparcial bajo el principio de la confidencialidad, se reconocen capacidad para participar en la resolución del conflicto derivado del delito.

Se posibilita la reparación del daño causado y la asunción de las consecuencias provocadas, propiciando en el imputado la responsabilidad personal y permitiendo a la víctima ser escuchada y resarcida.

 

9.-¿QUÉ FINES PERSIGUE LA MEDIACIÓN EN EL PROCESO PENAL?

 

  • Asegurar una efectiva protección a la víctima mediante la reparación o disminución del daño causado por el delito. Si no existe víctima, la reparación podrá tener carácter simbólico ante la comunidad social.
  • Responsabilizar al infractor sobre las consecuencias de su infracción.
  • Puede atenuar la pena.
  • Procurar medios para la normalización de su vida.
  • Restablecer la convivencia y el diálogo comunitario.
  • Devolver protagonismo a la sociedad civil.
  • Conocer las causas reales y las consecuencias del conflicto, buscando la fórmula más idónea para satisfacer las necesidades personales de víctima e infractor.

 

10.-¿CÓMO SE SOLICITA LA MEDIACIÓN EN EL PROCESO PENAL?

 

La medición penal puede ser solicitada por cualquier persona que sea víctima o aparezca como imputada en un proceso penal, pero deberá ser acordada por el/la Juez encargado de la instrucción (o ejecución) del mismo y contar con la aprobación de la Fiscalía. El proceso de mediación tiene que ser aceptado por ambas partes.

 

11.-¿QUÉ COSTE ECONÓMICO TIENE LA MEDIACIÓN PENAL?

 

 La mediación en el proceso penal es un servicio totalmente gratuito.

 

12.-¿QUE VENTAJAS TIENE LA MEDIACION?

 

  • Ahorro. En una alternativa más barata que los procedimientos judiciales. En España se celebran 9,5 millones de litigios al año (uno por cada cinco ciudadanos) con un coste mínimo por cada uno de ellos de unos 3.000 euros, lo que representa un enorme coste social.
  • Rapidez. El plazo medio para resolver una demanda ante un tribunal español de Primera Instancia es de 296 días. España es un país con una clara tendencia a la judicialización de los conflictos, lo que hace que los tribunales estén desbordados de trabajo. La mediación reduce la carga sobre el sistema judicial, haciéndola más eficaz.
  • Ni vencedores ni vencidos. En la mediación no hay perdedores porque las dos partes son las que negocian la solución a su controversia. Se trata de un mecanismo que evita los costes emocionales típicos de todo proceso judicial.
  • Confidencialidad. El mediador está obligado a mantener en secreto las manifestaciones de las partes y de los documentos aportados en las sesiones.
  • Traje a medida. Las soluciones que aporta la Justicia se ajustan siempre a unos parámetros estrictamente jurídicos y no siempre satisfacen a ambas partes. En el caso de la mediación, los dos implicados en la controversia llevan las riendas del proceso, asumen el protagonismo y diseñan una salida a la medida de ambos, lo que permite alcanzar soluciones más imaginativas. En una disputa por impago, por ejemplo, puede optarse por un pago a plazos de la deuda, algo que sería impensable en un proceso judicial.
  • Versatilidad. La mediación puede aplicarse a un abanico muy amplio de disputas. En general es útil en todos aquellos conflictos surgidos entre dos partes que mantienen una relación continuada (familias, comunidades de vecinos, empresas, etc.). Además, las partes pueden exponer de forma directa y clara su problema sin necesidad de ser experto en temas legales ni de conocer el lenguaje jurídico.
  • Soluciones duraderas. En la medida en que la solución es consensuada por las partes y no impuesta por una tercera persona externa al conflicto, suele ser más estable y duradera que la que imponen los tribunales.
  • Permite acuerdos parciales. La mediación debería considerarse el paso previo a los tribunales. En algunas disputas facilita la consecución de acuerdos en algunos puntos del conflicto y permite ir al Juzgado con soluciones parciales.
  • Útil para el abogado. La mediación y vía judicial son complementarias. De hecho, la mediación enriquece el trabajo del letrado, que cuenta con un instrumento más para proporcionar una solución a su cliente
  • Adecuada para la empresa. La mediación resulta una opción muy recomendable en el caso de organizaciones que desean evitar publicidad negativa.